Toxina botulínica (botox)

El tratamiento con la Toxina Botulínica (BOTOX) es el más demandado en los últimos años y está destinado a combatir las arrugas de expresión.

La toxina botulínica es un preparado a base de una proteína natural que, al ser inyectada en los músculos faciales en dosis muy pequeñas, inhibe los impulsos nerviosos que les llegan e impide que se contraigan.

De esta forma se produce una relajación que atenúa las arrugas y líneas de expresión, evitando que reaparezcan y rejuveneciendo el aspecto general de las zonas tratadas.

El efecto del bótox se observa a partir de las 48 horas de la aplicación y tiene una duración de entre 4 y 6 meses. La repetición del tratamiento va prolongando su efecto de modo que las arrugas, cuando reaparecen, son cada vez menos notorias y se pueden espaciar las sesiones.

– Permite quitarse años de encima sin necesidad de intervenciones quirúrgicas.
– Tras su aplicación, el resultado es una piel lisa y una significativa atenuación de las arrugas.

Las zonas sobre las que puede actuarse con bótox son básicamente tres: entrecejo, frente y patas de gallo. El tratamiento suele realizarse dos veces al año, y es compatible con otros tratamientos médico-estéticos, como los implantes de relleno o los peelings.

Otra indicación para la que se obtienen excelentes resultados es la hiperhidrosis, o exceso de sudoración en axilas, manos y pies. Gracias al tratamiento con bótox se consiguen eliminar tanto los síntomas como las molestas consecuencias del problema.

Desde 185

Limpiar
Máximo 3 cupones por persona de cada promoción. No acumulable a otros descuentos o promociones.