Prepara tu piel para el verano

PreparaPiel

Poner tu piel en condiciones antes del verano es muy importante igual que protegerla de los rayos del sol. Debemos eliminar las células muertas y mantenerla bien hidratada; esto ayuda a fortalecer la piel desde el interior para evitar posibles deterioros a causa de la exposición solar  y presumir de un moreno uniforme, duradero y sano.

Exfoliar cara y cuerpo

Exfoliarte cara y cuerpo es muy importante para tu piel. Los productos exfoliantes contienen pequeñas partículas que arrastran las impurezas y células muertas que se incrustan en su superficie.

Al renovar la epidermis, a la hora de exponerte al sol, la exfoliación ayuda a que tu piel reciba los rayos de forma homogénea, favoreciendo el bronceado y previniendo la aparición de manchas.

Hay productos de exfoliación específicos para el rostro y el cuerpo. Los corporales se aplican mejor en la ducha, sobre la piel húmeda y no debes olvidar zonas clave como codos, rodillas, espalda y pies. Por su parte, para rostro, cuello y escote, al ser más sensibles, necesitarás un exfoliante suave, especialmente indicado para tu tipo de piel.

La frecuencia con la que debes exfoliarte depende un poco de cada piel, ya que no todas resisten exfoliaciones continuas, especialmente la piel del rostro. Si tienes la piel normal o mixta lo ideal es hacerlo una vez por semana, en cambio si tu piel es seca y fina, una vez cada quince días será suficiente.

Hidratar a fondo

Una vez que has dejado tu piel libre de impurezas, llega el momento de hidratarla. Ahora está muy receptiva, con lo cual el producto que apliques será mejor asimilado.

Sé generosa, ya que pronto expondrás tu piel al sol y debes mantener el nivel de hidratación necesaria para evitar el resecamiento y la aparición de arrugas.

No olvides que después de una exfoliación la piel queda sensible, con lo cual evita la exposición solar inmediata y cuando lo hagas aplica la protección solar más adecuada según tu tipo de piel.

Hidratarla también por dentro

Los alimentos y el agua también son fundamentales para mantener tu piel hidratada desde el interior. Se recomienda beber dos litros de agua por día, especialmente en verano, ya que debido al calor nuestro organismo al sudar pierde agua.

También debes aumentar el consumo de alimentos ricos en antioxidantes para combatir los efectos nocivos del sol y evitar el daño cutáneo.

Con estos consejos para preparar tu piel para el verano estarás lista para disfrutar del sol. Cuando vayas a hacerlo, recuerda siempre protegerla con productos solares específicos para rostro y cuerpo.